16 de febrero de 2009

Encuentro en el metro

Era tarde. El subterráneo llevaba los cuerpos de adormecidas personas de vuelta a sus hogares donde se sentirían seguros una noche más.
Me subí cuando finalmente frenó luego de un largo chirrido.
Busqué a mi alrededor un lugar libre para sentarme. No reparé mucho en quienes estaban a los lados del sitio que encontré...
Unos minutos después, en la oscuridad de los túneles que trasiega el subterráneo alumbrada por la artificial luz y movido por el tedio miré a mi lado... El pelo negro revuelto que escaseaba en algunas zonas de su cabeza, el bigote tupido tapando el labio superior y haciendo de tapete a una nariz prominente pero no deforme, de venas visibles. Una chaqueta de negro añejo y usado de tiempos mejores. Todo el con un aura extraña pero no amenazante, concentrado en su lectura.
Miré por encima de su hombro. El libro tenía las páginas algo amarillentas y pronto reparé que no era castellano, sino latín. Esto aumentó mi curiosidad que pronto se cruzó con la mirada amenazante de su lector. Aparte la mía como si no hubiera sido a mi a quien miraba y al poco volví a buscar el título de aquel libro que tan poderosamente atraía mi atención;pero no lo logré hasta que estaba en la puerta a punto de bajarme y miré para atrás en un último intento que fue satisfecho. Ante mí y en letras gastadas aparecía el terrible título del aquel terrible libro, sostenido en las manos de aquel hombre en la linea circular del metro de Madrid en su interminable recorrido.
Me quedé atónito unos instantes mientras el tren se marchaba con su terrible carga dentro... y entonces me pregunté ¿Volvería a ver 'El Necronomicon?

3 comentarios:

Fran G dijo...

No me queda claro si al final es cuento o es realidad...

Por cierto, vigila las "c" y las "s" (ej: escaSea, no escaCea) que es un fallo clásico de los de tu tierra ;)

Mr. Ed dijo...

Respecto a los "horrores" de orotgrafía: Gracias, ahora los corrijo.

A lo primero... es verdad, me crucé con un tío así leyendo el necronomicón en el metro de Madrid. Lo he novelado un poco :D

malthus dijo...

Apa! Un encuentro cercano del primer tipo diría don Fabio Zerpa..

Muy bien contado!!!